a cannabis society

Hacia el ‘humanopolio’

ALESSANDRO ‘MEFISTO’ BUCCOLIERIEl pasado 8 de febrero, un vasto cartel compuesto por centenares de siglas, que se pueden ver en la página leggeillegale.org, llevaba a las calles de Roma a decenas de miles de personas que reclamaban la cancelación de la ley Fini/Giovanardi que, pocos días después, el 12 de febrero, la Corte Costituzionale (Tribunal Constitucional) declaró inconstitucional, cancelándola.

Meses después, en las cárceles italianas sigue habiendo miles de personas encerradas por una ley que ya no está en vigor, y desde el 29 de mayo la Cassazione (Tribunal Supremo) dictó una revisión de las penas de los condenados por la ley precedente y aún detenidos ilegalmente, ya que la ley que no sigue en vigor.

¿Qué pasará ahora? Cada detenido/a deberá reclamar su revisión o, como sugieren juristas y constitucionalistas de asociaciones como “Antigone”, que se ocupan de los derechos de las personas reclusas, es necesario un decreto del Gobierno con el que el juez proporcionaría de oficio la revisión de una condena ilegítima, que ha sido reducida en dos tercios con la cancelación de la Fini/Giovanardi.

Mientras tanto, el pasado 10 de mayo se celebró en Roma, como en un centenar de ciudades de todo el mundo, la decimocuarta edición italiana de la Million Marijuana March, titulada “HUMANOPOLIO”.

La manifestación estuvo precedida el día anterior de un encuentro en el CSOA Forte Prenestino (histórico espacio romano ocupado y auto gestionado desde hace 28 años), que, como dice el título, hizo un resumen de la situación actual: “HACIA EL HUMANOPOLIO, ¿QUÉ ESCENARIOS TRAS LA CANCELACIÓN DE LA LEY FINI/GIOVANARDI SOBRE DROGAS?”

Hablamos de ello con asociaciones como la ya citada “Antigone” y “Forum Droghe”, que se ocupa de la cultura antiprohibicionista, desde los aspectos científicos hasta los jurídicos, redes de grupos de base como “Fino alla Fine del Mondo Proibizionista”, redes de trabajadores de reducción de daños como “ITARDD”, históricos talleres antiprohibicionistas como “LAB 57” de Bologna e “Infoshok Gabrio” de Torino, la M.M.M. de Italia y la FAC de España, con su portavoz Martín Barriuso, que nos puso al día de su experiencia con los CSC españoles.

Siempre en el convenio del 9 de mayo, se presentó la “Carta de los derechos de las personas que usan sustancias – Génova 2014”. Un trabajo horizontalemnte compartido durante meses, iniciado en Nápoles en una asamblea de redes de operadores en enero, profundizado durante el convenio de finales de febrero en Génova “Sulle Orme di Don Gallo” (“Sobre los pasos de Don Gallo”) y terminado en la red el primero de mayo, sobre una lista creada expresamente.

Una Carta producida por el movimiento junto a redes y asociaciones históricas como las citadas anteriormente o la “Lila Onlus” (Liga Italiana por la lucha contra el SIDA), comunidad de acogida como la “San Benedetto al Porto di Genova” y muchas otras.

La imaginamos como una especie de Constitución que sirva de guía para quien intente en un futuro legislar en materia sin excluir a aquellos a quienes esas leyes afectarán directamente.; “…Las personaas que usan sustancias, como ya ocurre en muchos países europeos, quieren y deben ser interpelados e involucrados en la construcción de las políticas sobre drogas. Nada para nosotros sin nosotros”, como consta expresamente en la parte final del vigésimo primero y último punto de la Carta.

Volviendo a la Million Marijuana March 2014, llamamos a esta edición “Humanopolio”, como el monopolio de la humanidad, es decir, ningún monopolio. Por la colectivización de los bienes comunes, patrimonio de toda la humanidad, forma de “resistencia” del tercer milenio, contra los intereses económicos de las multinacionales y las narcomafias, que aspiran a privatizarlos, sustrayéndolos a la población con el prohibicionismo.

Estamos alarmados por la objetiva necesidad de las multinacionales del tabaco de reposicionarse sobre nuevos productos, en vista del previsible fin inminente del mercado del tabaco, en progresiva reducción como sus ventas, debilitado además por legislaciones menos permisivas y por acciones legales colectivas ganadas por las víctimas, con indemnizaciones desorbitadas.

Somos conscientes de los enormes intereses económicos que empujarían a las farmacéuticas a pasar del prohibicionismo pasivo (vetar el cannabis porque es demasiado competitivo con sus propios productos) al prohibicionismo activo: producirlo en régimen de monopolio, lucrándose con su enorme difusión y sus benéficas cualidades, cada vez más conocidas y menos silenciables conforme pasa el tiempo.

Prueba de ello es lo sucedido en Canadá, donde el 1 de abril de 2014 se retiraron cerca de 40 mil concesiones a particulares y a CSC para confiarlas en régimen de monopolio a cinco sociedades que producen y venden el cáñamo a precios altísimos. Hay una lista de enlaces sobre este tema al final de la página.

Varios episodios recientes han aumentado nuestras sospechas: los medios italianos han ignorado lo sucedido en Canadá y lo poco que ha salido a la luz ha sido gracias a nuestra divulgación, independiente pero limitada en el número de personas a las que puede llegar.

En el mes de febrero, una asociación que se declara antiprohibicionista, formada hace unos 3 años y sólo online, sin conexiones con el tejido social ni capacidad de movilización, pidió al M5S que propusiera la redacción de una ley que contemplaba la posibilidad de cultivar cuatro plantas (sin especificar su sexo), sometiéndola al pago de un impuesto de concesión y a la declaración del lugar.

Esta indecente proposición, publicada en la web del M5S (que en Italia tiene el 25% de los parlamentarios), fue después retirada, gracias a las feroces críticas desde el histórico movimiento antiprohibicionista.

Si hubiera llegado al Parlamento, la derecha capitalista la hubiera votado y, junto con otras leyes, las concesiones se hubieran podido retirar a los particulares para ser confiadas a una o más sociedades monopolio del estado, como ocurrió meses después en Canadá.

En Italia, entre otros países, el tabaco es legal, se puede fumar, masticar, esnifar, tener, comprar y vender, pero si cultivas tabaco para ti y no para el estado, te arrestan. Por definición, los monopolios se protegen con la represión, si no no serían monopolios, serían consejos.

El 10 de mayo en Roma, decenas de miles de manifestantes atravesaron la ciudad en la Million Marijuana March, reclamando el HUMANOPOLIO, completamente ignorados y silenciados por los medios nacionales, propiedad en gran parte de dos grandes grupos empresariales hegemónicos y contrapuestos, controlados por Carlo De Benedetti y Silvio Berlusconi. En cuanto al servicio público, la situación derivada del reparto proporcional en la dirección de la Rai es parecida.

Evidentemente, al menos sobre esto, sus intereses convergen y el hecho de que nos censuren confirma que hemos dado en el clavo y que nos temen. Al final del texto hay una lista de links de videos subidos por activistas, en los cuales se evidencia la enorme participación en la manifestación, mientras que en este enlace se puede ver el documento de la edición 2014.

Somos conscientes de que nos enfrentamos a intereses enormes, pero nos alienta la certeza de que los derechos que reclamamos afectan a una parte de la humanidad mucho mayor que aquella al servicio de estos potentes intereses económicos.

Creemos fuertemente que un cambio no sólo es posible sino necesario, desde abajo y de forma directa, sabemos que la contraparte es rica, organizada y dispuesta a todo, capaz de contratar, además de a los medios de comunicación, a otros individuos y colectivos embaucadores: desde caras conocidas a pseudo científicos, pasando por asociaciones que asumen el papel que el siglo pasado ejercían los sindicatos amarillos o Company Union.

Los movimientos no legislan, pero modifican la historia, llevando a cabo en la sociedad los avances culturales, sociales y políticos que surge de las vidas cotidianas de millones de personas y determina el cambio ineludible al que se adaptan las leyes.

Depende de que todas y todos nosotros avancemos con nuestras prácticas, impidiéndoles seguir decidiendo por nosotros, sin nosotros y contra nosotros. Sembremos antiprohibicionismo, avanzando en masa de forma amplia y articulada, cultivemos los huertos y los campos, desde el mar a las montañas, para conquistar ese derecho que nos pertenece y que para bancos, mafias y multinacionales es sólo un beneficio.

Sobre el autor
mefisto-bnAlessandro “Mefisto” Buccolieri

Activista, organizador de la Milion Marijuana March, Roma (Italia)  (+)

Related Posts

Leave a Reply

*